martes, 21 de marzo de 2017

El silencio de la ciudad blanca- Eva García Saénz de Urturi

Hace unas semanas estaba rellenando el Kindle y este libro me fue sugerido como algo parecido a la saga del Baztán de Dolores Redondo, y aunque ya sabía que no iba a ser igual ni de coña, una rapida búsqueda online me animó a leerlo, porque la gente lo ponía muy bien. La misma noche que empecé a leerlo, totalmente vacía de expectativas (de hecho más bien esperaba que fuera una mierda) mi querida Bich me recordó que me tocaba elegir libro, así que TACHAAAAAAAÁN, silencio de la ciudad blanca para el club.

Primero una breve sinopsis:
Está ambientado en Vitoria, parte de la base de que hace unos veinte años hubo varios crímenes en la ciudad, en el que un asesino en serie representaba una escena muy concreta con niños de ambos sexos. Esos crímenes se solucionaron, unos hermanos gemelos se vieron envueltos en el centro de la trama puesto que uno era el asesino y el otro el policia que lo encerró. El libro comienza veinte años más tarde, cuando el asesino está dentro de la cárcel y aún así se acaban de renaudar los crímenes, idénticos a aquellos. ¿Es un imitador? ¿O es que hay un inocente entre rejas?

Tengo que decir que el libro está sorprendentemente bien, la historia engancha, los crímenes están bien pensados, hay un buen culebrón arrastrado por las décadas detrás, se intercalan los años setenta con la actualidad, lo que siempre es una buen técnica en este tipo de libros y el final es sorprendente (relativamente, cuando la novela policiaca te apasiona, eso es realmente difícil). Hay otra cosa que creo que está bastante bien llevado en la novela y es la ambientación local. Cuando haces un libro e intentas que la localidad real donde lo ambientas sea otro de los personajes corres el riesgo de que parezca un panfleto publicitario y la gente acabe harta de que nombres restaurantes o rincones que no conocen y no quieren conocer. Bien, a mí esto no me ha ocurrido, al revés, me han dado ganas de ir de visita a Vitoria y ponerme púa a comer. Lo que agradezco mucho, se aprecia el cariño de la autora por la ciudad pero no resulta cansina.

Pegas del libro: los diálogos. Nadie habla así en la realidad, señora. De hecho si Kraken (un mote que tampoco me pega para un vasco adolescente) hablara así en la realidad sería un intenso insoportable de pelotas. Otra pega: demasiadas desgracias personales. No todos los personajes tienen que haberlas pasado putisimas para ser interesantes. Una desgracia, vale. Desgracias que te cagas para todos, too much, poco creíble. En general en este tema me ha pasado como en la saga del Baztán, demasiado americanizado. Si estamos en Vitoria la gente tiene que comportarse como en Vitoria, no como en Iowa. Si no, resulta ortopédico y poco natural y no te permite sumergirte del todo porque siempre está ese artificio. Y el rollo de los apellidos compuestos? TODOS EN EL LIBRO LOS TIENEN, pues así no es nada difícil encontrar víctimas...

 La historia de amor, bien, aunque un poco forzada. Me falta un poquito más de lubricante emocional para que me entre mejor.

Pero bueno, pienso que son cosas perdonables, que hacen que en vez de un 10 sea un 7,5, que es una nota de lo más aceptable para este tipo de libros, libro piscina o libro avión.

Mi mejor elección hasta ahora para el club.

lunes, 20 de febrero de 2017

La mecánica del corazón - Mathias Malzieu

Cuando vi este libro en el kindle flash me lo compré, ya que tenía curiosidad: este libro está en todas las bibliotecas escolares en las que he trabajado y es bastante popular entre mis alumnas. Cuando llegó el turno de elegir libro para el club no sabía bien cuál escoger y al final me decanté por este. Chicas, siento haberos hecho esto.


Empecemos por lo positivo: el libro es corto. La portada es mona. Y la premisa me pareció bien, una especie de cuento con un niño con un reloj por corazón. Acepto la premisa del cuento y de la magia, pero...

Ya.

El título del libro podría haber sido "La insoportable cursilidad del tal Mathias". Que resulta que Mathias, el autor, es un rockero. Espero que sus fans rockeros le hayan lapidado por su prosa empalagosa. Que sí, chato, que eres francés, pero eso no debería de ser sinónimo de cursi. La revolución francesa no fue cursi. Tú puedes superarlo.

Cuando lo leía iba pensando que debería subrayar algunos fragmentos para demostrar a lo que me refiero con cursi, pero es que era todo tan empalagoso que hubiera subrayado todo el libro, Mathias confunde la velocidad con el tocino y lo poético con lo cursi. Intenta crear magia y ambiente de romanticismo y gran amor y lo único que quieres es dejar el libro, lleno de metáforas y símiles grandilocuentes y sentimientos exaltados con un mensaje más que dudoso. El protagonista acabó cayéndome fatal y me daba absolutamente igual lo que le pasara. El ritmo del libro es muy irregular y el final muy flojo. 

Resumiendo, no me ha gustado nada. Puedo entender la pasión que tienen algunas de mis alumnas por el libro, pero en mi cabeza no podré evitar imaginarme corriendo en círculos agitando los bracitos y gritando "¡no, no!" cuando alguna adolescente lo saque de la biblioteca en mi turno. 

viernes, 20 de enero de 2017

Después - Rosamund Lupton

Este mes, las intrépidas lectoras de este nuestro club nos hemos enfrentado al más allá. En Después, Rosamund Lupton nos cuenta una historia de esas de leer con la ceja levantada. Grace y su hija Jenny sufren un "accidente" y caen en coma. Mientras ellas están en el hospital, sus fantasmas se pasean alegremente y comparten confidencias mientras intentan resolver el  misterio de quién ha intentado matarlas.

El libro es Grace todo el rato contándole sus mierdas a su marido. Te dice mil veces que está hablando con su marido. Aún así, muchas veces no sabes con quién está hablando. Horrible. Por otro lado, el fantasma de la madre habla con el fantasma de la hija. Se pasean las dos tan ricamente por el hospital, jugando a ser detectives. Pero claro, para investigar bien, hay que salir del hospital e ir al lugar del crimen. Y piensas, pues es un fantasma, no pasa nada, te vas flotando hasta allí y listo. MEEEEEEC. Error. Si eres un fantasma tienes que esperar a que tu madre venga a verte al hospital, y cuando vuelva a casa te vas con ella en coche. Porque claro, se ve que un fantasma que resuelve casos es realista, pero un fantasma que vuela no.

Hay una cosa que me irritó especialmente, y es que Grace hace referencia muchas veces a su "niñera interior". Se ve que 50 sombras de Grey sentó cátedra y ahora si no tienes una lo-que-sea interior tu libro no vale para nada.

En resumen, un libro bastante meh, con una protagonista bastante irritante, que podéis no leer y seguir alegremente con vuestra vida. Si lo hubieran contado desde el punto de vista de la cuñada policía, el libro hubiera sido más conciso e interesante.

P.D.: Hoy es el primer día de la era Trump. Que el ser divino de nuestra elección nos pille confesados.


martes, 20 de diciembre de 2016

Nadie se muere de esto, Fátima Casaseca


​En realidad iba a poner para este mes el primero de los de Elena Ferrante, pero es que llevo el 8% desde hace casi un año y me da LA PEREZA de la vida ponerme otra ​vez con esa señora...que dirán lo que quieran pero yo sigo con mi convencimiento de que es un señor.


Y vino este libro a salvarme de tener que pensar qué elegir: estaba en Kindle Flash y como soy una cotilla con todo lo que escriben los blogueros/tuiteros a los que sigo, pues no lo podía dejar pasar. Al leer la sinopsis me quedó claro que, al menos sobre el papel, era una buena elección para el club light: no excesivamente largo y sencillo de leer.

Es chick-lit, pero algo diferente: por una vez la protagonista no es la típica veinteañera muy dinámica, con amigas estilosísimas y un trabajo muy fashion en la que es una fuera de serie. Tiene casi 34 años, trabaja en un gestoría tirando a pequeña y sus amigas están como muchas de las amigas que tenemos todas, emparejadas, con bebés o en el camino de los bebés. Eso es un punto muy a favor. Tienes mucho más la sensación de gente real. Aunque la parte de esa familia ficticia que se hace de la noche a la mañana en la gestoría me ha parecido lo más flojo del libro.

No destripo nada al contar que al principio del libro ella descubre que su novio le ha sido infiel, esto es lo que desencadena toda la acción. Y aunque creo que personalmente no lo hubiera (no lo he) gestionado así, me resulta coherente con lo que vamos sabiendo de Elena. Básicamente que es un poco floja y que espera que las cosas se le solucionen siempre solas porque le cuesta infinito coger determinados toros por los cuernos. Pero es algo bueno que tome también decisiones equivocadas porque las protagonistas perfectas ya nos las sabemos de memoria y además, son bastante aburridas.

Es un libro sin grandes pretensiones, una historia sencilla y un lenguaje también sencillo. En algunos momentos sí me ha dado la sensación de tener demasiadas "y", pero si esa es la mayor pega que le saco a un libro es que vamos bien.

Algunos momentos me han tocado bastante la patata, por distintos motivos. Hay cosas que le dicen a Elena que las he dicho yo, o me las han dicho a mí. Y que no copio aquí porque me da un poquito de pudor.


Resumiendo, que me ha gustado. Rollo chick-lit. Se lee muy fácil y muy rápido, cunde muchísimo la lectura y te interesa realmente lo que le pase a Elena. Recomendable.


jueves, 1 de diciembre de 2016

El tiempo es el que es

Como fan acérrima del Ministerio del Tiempo no dudé al escoger libro. Había lista de espera, pero en el primer hueco disponible para nuestra lectura mensual metí “El tiempo es el que es” escrita por dos guionistas de la serie: Anäis Schaaff y Javier Pascual


El libro, según nos cuentan al principio,  cuenta tres historias que transcurren entre los capítulos 19 y 20 de la segunda temporada de la serie. 

La primera historia transcurre en el año 780 y está basada en el personaje de Bernardo del Carpio. Es una historia muy al uso de la serie que parece ser que se descartó por temas presupuestarios, al no ser un personaje muy conocido. 

En la segunda la patrulla viaja a Cartagena de Indias en 1943 . Esta segunda parte se me ha hecho más larga que si hubiera hecho el viaje personalmente en ese barco. 

La última transcurre en la España de finales de la 2º Guerra Mundial, una historia de espionaje muy entretenida.

El libro no es más que  tres guiones de episodios más o menos apañados para que parezcan una novela. Cuando digo más o menos apañados me refiero al mínimo esfuerzo. 
¿Alguna vez habéis puesto el asistente de voz en la tele?¿Ese que va narrando lo que sucede en pantalla? Pues esa voz se me venía a la cabeza al leer el libro. Son tres episodios narrados para suplir que nos los estás viendo, sin más.

Como literatura bajo mi modesta opinión no vale un pimiento, pero las historias como tal no decepcionan. Tan simple como que están escritas por guionistas y no por novelistas.

jueves, 27 de octubre de 2016

Me llamo Lucy Barton - Elizabeth Strout

Holiiiiiiiii, aquí vengo a poner la reseñita una semana más tarde. Como siempre el momento de elegir libro me pilló con el culo al aire, así que en un principio, muy valiente, había elegido "Piercing" de Ryu Murakami (otro Murakami, no el Murakami deprimente). Y entonces lo cogí y empecé a leerlo, y de repente una tipa empezó a arrancarse trozos de carne del muslo y yo lo solté entre gritos de pánico y después de tener pesadillas toda la noche corrí a decirle a mis compis que abortasen misión al grito de ABORTAD MISIOOOOOOOOOOOOOÓN.  Y entonces reelegí el de Lucy.

Ahora vengo, voy a tomarme algo a ver si se me olvida lo del muslo que no sé para qué lo cuento y lo revivo.

Y entonces reelegí y cogí el de Lucy. Que maravilla. No es precisamente light, al revés, emocionalment es muy heavy. Pero es súper cortito, y eso se agradece.

Me llamo Lucy Barton cuenta un pequeño periodo de la historia de Lucy, una chica nacida en el medio oeste y criada en unas condiciones de pobreza y miseria bastante duras. En periodo que nos cuenta el libro, Lucy lleva años viviendo en Nueva York con su marido y sus hijas, la miseria dejada atrás, y se encuentra en el hospital ingresada y su madre viene a acompañarla. En el libro basicamente conversan y redescubren una relación que practicamente no sabían que tenían. Y qué quereis que os diga,  Elisabeth Strout sabe perfectamente que fibras tocar para que te veas tú misma abriendo ese saco que pone "Mami issues" y mirando al fondo directamente con el terror que da enfrentarse a la debilidad y humanidad de los padres. Recomiendo a todo el mundo su lectura, de hecho pienso regalarselo a mi madre para Navidad.

Nuestros miedos infantiles, nuestras inseguridades, nuestra certeza de saber que nos estamos enfrentando a una injusticia aunque seamos pequeños y no lo entendamos del todo, el reconocer a tus hijos como adultos y darte cuenta de que la sangre no lo perdona todo, Me llamo Lucy Barton es desgarrador a la vez que deja un poso de aceptación del pasado.

Dejo estos pasajes que me han encantado:

"Un día me preguntó qué comíamos cuando era pequeña. Le dije: «Comíamos muchas alubias con tomate». Y él replicó: «Y después, ¿qué hacíais? ¿Tiraros pedos?». En aquel momento comprendí que no me casaría con él. Es curioso que una sola cosa baste para que te des cuenta de algo así. Puedes estar dispuesta a renunciar a los hijos que siempre has deseado, puedes estar dispuesta a soportar comentarios sobre tu pasado, o sobre tu ropa, pero de repente…, un comentario mínimo, y el alma se desinfla y dice: ah."

"La doctora dijo que casi todos los que iban por primera vez decían que se parecían a su madre y que no les gustaba. Yo también había visto a mi padre en mi cara, y la doctora dijo que sí, que también podía ayudarme con eso. Normalmente era a la madre –o al padre– a quien la gente no quería parecerse, a veces a ninguno de los dos, dijo la doctora, pero en la mayoría de los casos, era a la madre. Me puso unas agujitas minúsculas en las arrugas de alrededor de la boca. Ahora está guapísima, dijo. Se parece a usted misma. Vuelva dentro de tres días, y veremos."

¿Como de importante es nuestra relación con nuestros padres en la infancia? ¿Cómo nos afecta? ¿Quién no se ha quedado impactado, casi aterrorizado, el día que descubre que es igual que sus padres, cuando pensaba que estaba a salvo? 

No es light, pero es un libro estupendo. 

domingo, 2 de octubre de 2016

Enredos - Emma Chase

El libro de septiembre del club ha sido "Enredados" de Emma Chase (sí, ya sé que la reseña sale en octubre... ¡vergonya!). Chick lit en estado puro que se lee del tirón e intrascendente hasta decir basta (características que pegan totalmente con el club). Yo no tengo ni idea del género, así que pedí recomendaciones a mi amiga Elsa y me mandó una terna donde elegir. Por cuestiones logísticas nos quedamos con el tercero, que era este. Vamos con el resumen.

Drew es un capullo integral que tiene exitazo ligando con un gran número de mujeres, trabajazo en un despachazo como agente financiero (negocio familiar, que el tío ha escalado alto siendo bueno pero con ventaja porque su papá es uno de los dueños), con sueldazo y cochazo y apartamentazo y todo que lo que acaba en "azo". Drew también tiene una polla, que es una de las principales protagonistas de esta historia. Tanto que quizás sería más adecuado decir que la polla tiene un Drew. La cuestión es que Drew nos va narrando su historia y nos explica sus ideas del mundo y su asquerosa forma de ver a las mujeres y los hombres. En determinado momento se encuentra a una morena guapísima en un bar e intenta ligársela con poco éxito (cosa que olvida pronto porque le llegan un par de gemelas pelirrojas para hacer un trío... sin comentarios). El drama de Drew es que resulta que la morena es la nueva abogada de la oficina y protegida de su padre. Y se la quiere tirar. Mucho. Drew se vuelve esquizofrénico y aún más gilipollas, porque, eh, tiene límites y no folla en la oficina, que es un lío. Hay un momento, que resume gran parte del libro, en el que se describe autocoacheándose diciéndose "yo controlo mi polla, mi polla no me controla a mí". Los dos* compiten por un cliente y se establece una gran rivalidad que se arregla puteando al otro. Finalmente el cliente es un imbécil, Drew saca la cara por Kate y, después de coqueteos, tensión sexual no resuelta y demás, acaban liándose. Follan y follan y Drew se da cuenta de que no es una chica para sólo follar, no como todas las demás (rolling eyes). Después hay un malentendido, Drew bate records de gilipollismo y la parte final del libro son los intentos de Drew por recuperar a Kate, porque quiere darle el regalo de su amor. Se arreglan y ya. Fin de la historia. Parece que hay segunda y tercera parte, pero no, gracias.

Hay cosas del libro que me han gustado y otras que no. Empecemos por las que no. Dicen que el chick lit no suele estar protagonizado por hombres, así que supongo que la autora quiso hacer un alarde de originalidad y ponerse en la piel de un tío para protagonizar una historia. El problema es que no es un tío cualquiera. La autora ha cogido todos los clichés de tíos asquerosos, con todos los argumentos y discursos de mierda que podía pensar ella que los hombres pueden hacer y se los planta a su personaje. Su forma de ser y sus ideas respecto a las mujeres son tan, tan asquerosas que yo lo único que podían pensar era "¡corre, Kate, huye, HUYE!". Al poner al protagonista tan gilipollas no te apetece que la chavala acabe en sus brazos. Hay intentos de hacer que el personaje tenga algo salvable (la relación con la sobrina) pero como el discurso pollacéntrico es tan dominante en la novela, no compensa. Las redenciones de los personajes de este tipo por amor no te las crees. En el fondo seguirá siendo tan capullo como al principio. Supongo que con este personaje ocurre como con Grey, que se le disculpan y romantizan ciertos comportamientos porque como son guapos y ricos...pero no, una es perra vieja y ya no le parecen románticos los machistas retrógrados (es que, de verdad, Drew tiene unos discursos sobre las mujeres que son como para darle con un palo).

Las escenas de sexo son... pfff, reguleras. Lo he calculado y se pasan follando el 17% del libro aproximadamente, pero es todo bastante olvidable. Me he reído a carcajadas porque Kate no es virgen (Kate tiene novio una parte de la novela) pero claro, no ha disfrutado del sexo de verdad hasta que no está con Mr. Polla. Entre otras cosas porque era virgen de sexo oral (o como se diga). He leído muy pocas novelas de este tipo (creo que estrictamente de este género una de la Keyes, otra de la serie de Valeria y esta) y en dos de tres la tía hace por primera vez cosas nuevas y súper emocionantes y súper extrañas con su amorcito de la novela. Cosas rarísimas como el sexo oral. Me parece que volvemos al concepto de virginidad pero revisitado ("sí, has tenido relaciones sexuales antes, pero no como estas y conmigo es la primera vez que... lo que sea").

"Hundo mi cara y mi lengua en su sexo. Su sabor es cálido y sedoso, como el azúcar líquido que recubre los rollitos de canela, pero más dulce" - entiendo que es difícil escribir escenas sexuales, pero di no a los rollitos de canela en este contexto. Nop.

"La miro con una sonrisa traviesa en los labios. "Nena, si dejas que te saque de aquí, le daré a la palabra placer un sentido completamente nuevo" - frase para querer no volver a follar nunca más.

La parte que más me ha gustado es cuando se putean. Que es como ver a dos niñatos haciendo tontadas y de eso tengo más que de sobra en el curro, pero bueno, es una parte divertida. La parte de la reconquista es de vergüenza ajena (pero mucha) y no me ha gustado mucho (Kate, huye Y ponle una demanda por acoso).

A pesar de todo lo que he dicho, el libro se lee rápido y además engancha (sí, es el misterio que tienen estos libros), es muy light y tiene algunas partes divertidas. Yo es que estoy muy mayor y sólo quería pegarle a Drew con un palo, pero yo que sé, si te puedes abstraer de eso es entretenida.

Por cierto, es una pena que por problemillas logísticos no pudiéramos poner en el club la primera recomendación de Elsa, que era "Ella es tan dulce". Me ha gustado muchísimo más, con personajes que están mucho mejor construidos e interesantes y es divertido. Me lo he pasado bomba con ese, es muy light y engancha mucho, y lo mejor de todo es que no quería pegar a ninguno de los protas con un palo.

*aclaro: el sujeto de esta frase "los dos" son Drew y Kate, no Drew y su polla, que generalmente van en un pack, pero es que tanto hablar de la polla parece que tiene entidad independiente del resto del imbécil.