martes, 21 de marzo de 2017

El silencio de la ciudad blanca- Eva García Saénz de Urturi

Hace unas semanas estaba rellenando el Kindle y este libro me fue sugerido como algo parecido a la saga del Baztán de Dolores Redondo, y aunque ya sabía que no iba a ser igual ni de coña, una rapida búsqueda online me animó a leerlo, porque la gente lo ponía muy bien. La misma noche que empecé a leerlo, totalmente vacía de expectativas (de hecho más bien esperaba que fuera una mierda) mi querida Bich me recordó que me tocaba elegir libro, así que TACHAAAAAAAÁN, silencio de la ciudad blanca para el club.

Primero una breve sinopsis:
Está ambientado en Vitoria, parte de la base de que hace unos veinte años hubo varios crímenes en la ciudad, en el que un asesino en serie representaba una escena muy concreta con niños de ambos sexos. Esos crímenes se solucionaron, unos hermanos gemelos se vieron envueltos en el centro de la trama puesto que uno era el asesino y el otro el policia que lo encerró. El libro comienza veinte años más tarde, cuando el asesino está dentro de la cárcel y aún así se acaban de renaudar los crímenes, idénticos a aquellos. ¿Es un imitador? ¿O es que hay un inocente entre rejas?

Tengo que decir que el libro está sorprendentemente bien, la historia engancha, los crímenes están bien pensados, hay un buen culebrón arrastrado por las décadas detrás, se intercalan los años setenta con la actualidad, lo que siempre es una buen técnica en este tipo de libros y el final es sorprendente (relativamente, cuando la novela policiaca te apasiona, eso es realmente difícil). Hay otra cosa que creo que está bastante bien llevado en la novela y es la ambientación local. Cuando haces un libro e intentas que la localidad real donde lo ambientas sea otro de los personajes corres el riesgo de que parezca un panfleto publicitario y la gente acabe harta de que nombres restaurantes o rincones que no conocen y no quieren conocer. Bien, a mí esto no me ha ocurrido, al revés, me han dado ganas de ir de visita a Vitoria y ponerme púa a comer. Lo que agradezco mucho, se aprecia el cariño de la autora por la ciudad pero no resulta cansina.

Pegas del libro: los diálogos. Nadie habla así en la realidad, señora. De hecho si Kraken (un mote que tampoco me pega para un vasco adolescente) hablara así en la realidad sería un intenso insoportable de pelotas. Otra pega: demasiadas desgracias personales. No todos los personajes tienen que haberlas pasado putisimas para ser interesantes. Una desgracia, vale. Desgracias que te cagas para todos, too much, poco creíble. En general en este tema me ha pasado como en la saga del Baztán, demasiado americanizado. Si estamos en Vitoria la gente tiene que comportarse como en Vitoria, no como en Iowa. Si no, resulta ortopédico y poco natural y no te permite sumergirte del todo porque siempre está ese artificio. Y el rollo de los apellidos compuestos? TODOS EN EL LIBRO LOS TIENEN, pues así no es nada difícil encontrar víctimas...

 La historia de amor, bien, aunque un poco forzada. Me falta un poquito más de lubricante emocional para que me entre mejor.

Pero bueno, pienso que son cosas perdonables, que hacen que en vez de un 10 sea un 7,5, que es una nota de lo más aceptable para este tipo de libros, libro piscina o libro avión.

Mi mejor elección hasta ahora para el club.

lunes, 20 de febrero de 2017

La mecánica del corazón - Mathias Malzieu

Cuando vi este libro en el kindle flash me lo compré, ya que tenía curiosidad: este libro está en todas las bibliotecas escolares en las que he trabajado y es bastante popular entre mis alumnas. Cuando llegó el turno de elegir libro para el club no sabía bien cuál escoger y al final me decanté por este. Chicas, siento haberos hecho esto.


Empecemos por lo positivo: el libro es corto. La portada es mona. Y la premisa me pareció bien, una especie de cuento con un niño con un reloj por corazón. Acepto la premisa del cuento y de la magia, pero...

Ya.

El título del libro podría haber sido "La insoportable cursilidad del tal Mathias". Que resulta que Mathias, el autor, es un rockero. Espero que sus fans rockeros le hayan lapidado por su prosa empalagosa. Que sí, chato, que eres francés, pero eso no debería de ser sinónimo de cursi. La revolución francesa no fue cursi. Tú puedes superarlo.

Cuando lo leía iba pensando que debería subrayar algunos fragmentos para demostrar a lo que me refiero con cursi, pero es que era todo tan empalagoso que hubiera subrayado todo el libro, Mathias confunde la velocidad con el tocino y lo poético con lo cursi. Intenta crear magia y ambiente de romanticismo y gran amor y lo único que quieres es dejar el libro, lleno de metáforas y símiles grandilocuentes y sentimientos exaltados con un mensaje más que dudoso. El protagonista acabó cayéndome fatal y me daba absolutamente igual lo que le pasara. El ritmo del libro es muy irregular y el final muy flojo. 

Resumiendo, no me ha gustado nada. Puedo entender la pasión que tienen algunas de mis alumnas por el libro, pero en mi cabeza no podré evitar imaginarme corriendo en círculos agitando los bracitos y gritando "¡no, no!" cuando alguna adolescente lo saque de la biblioteca en mi turno. 

viernes, 20 de enero de 2017

Después - Rosamund Lupton

Este mes, las intrépidas lectoras de este nuestro club nos hemos enfrentado al más allá. En Después, Rosamund Lupton nos cuenta una historia de esas de leer con la ceja levantada. Grace y su hija Jenny sufren un "accidente" y caen en coma. Mientras ellas están en el hospital, sus fantasmas se pasean alegremente y comparten confidencias mientras intentan resolver el  misterio de quién ha intentado matarlas.

El libro es Grace todo el rato contándole sus mierdas a su marido. Te dice mil veces que está hablando con su marido. Aún así, muchas veces no sabes con quién está hablando. Horrible. Por otro lado, el fantasma de la madre habla con el fantasma de la hija. Se pasean las dos tan ricamente por el hospital, jugando a ser detectives. Pero claro, para investigar bien, hay que salir del hospital e ir al lugar del crimen. Y piensas, pues es un fantasma, no pasa nada, te vas flotando hasta allí y listo. MEEEEEEC. Error. Si eres un fantasma tienes que esperar a que tu madre venga a verte al hospital, y cuando vuelva a casa te vas con ella en coche. Porque claro, se ve que un fantasma que resuelve casos es realista, pero un fantasma que vuela no.

Hay una cosa que me irritó especialmente, y es que Grace hace referencia muchas veces a su "niñera interior". Se ve que 50 sombras de Grey sentó cátedra y ahora si no tienes una lo-que-sea interior tu libro no vale para nada.

En resumen, un libro bastante meh, con una protagonista bastante irritante, que podéis no leer y seguir alegremente con vuestra vida. Si lo hubieran contado desde el punto de vista de la cuñada policía, el libro hubiera sido más conciso e interesante.

P.D.: Hoy es el primer día de la era Trump. Que el ser divino de nuestra elección nos pille confesados.